History
Icon-add-to-playlist Icon-download Icon-drawer-up
Share this ... ×
...
By ...
Embed:
Embedded player size:
Embedded player preview:
460>_3323582

La Pastora Sofia Guerrero nos recuerda la Palabra de Dios, sobre dar gracias en todo en el Nombre de Jesus, ser agradecidos y dar ACCIONES DE GRACIAS a Dios, la verdadera Eucaristia son acciones de Gracias al Padre por medio de Jesucristo. Ven y escucha hablar a Cristo por medio de su Espiritu , de sus Palabras y de sus Ministros..
[PLAY]
460>_2880913

Mat 16:17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Mat 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Mat 16:19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.
[PLAY]
460>_2856437

Hch 10:36 Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Hch 10:37 Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: Hch 10:38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Hch 10:39 Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. Hch 10:40 A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; Hch 10:41 no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Hch 10:42 Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. Hch 10:43 De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.
[PLAY]
460>_2854897

El Señor Jesus nos enseño a que hagamos las obras que el hizo en Juan 14:13. Estas obras son DISCIPULAR, SANAR Y LIBERAR para extender el Reino de Dios. Debemos guardar el mandamiento principal del Padre 1 Jn 3:23 que es creer en el nobre de Jesus, y los mandamientos del cordero. Tenemos asegurado el presente y el porvenir porque todo es nuestro segun 1 Co 3:21 Ven y escucha hablar a Cristo por medio de su Espiritu , de sus Palabras y de sus Ministros..
[PLAY]
460>_2749148

Estamos en un Pacto en el que Dios nos ha dado todo en Cristo Jesus. La gracia de Dios nos hace fuertes para permanecer recibiendo TODO lo que el YA nos ha dado. Dios nos ha amado desde anted de el inicio de los tiempos com dice Ef 1. Ven y escucha hablar a Cristo por medio de su Espiritu , de sus Palabras y de sus Ministros..
[PLAY]
460>_2751128

Tenemos un Pacto Maravilloso con Dios Padre por medio de Jesucristo, a nuestro favor. Este pacto no puede ser cambiado , ni superado ni anulado por nadie ni por nada. Dios hace un Pacto con Jesucristo y Abraham, a Jesucristo las escrituras en Galatas lo denominan "La Simiente de Abraham", y estas escrituras indican que Dios Abba Padre hizo un Pacto con esta "Simiente" y Abraham, por estar dentro de Cristo Jesus somos participantes de este Pacto en la Sangre de Jesucristo Su Hijo. En Heb 6:13, 14 la escritura dice que el YA NOS BENDIJO, que YA nos bendijo con bendiciones y ya nos multiplico con multiplicaciones. Ahora te toca a ti acercarte al trono de la Gracia para hallar Misericordia y Gracia para el oportuno socorro, Ven pues y presentate ante tu Dios y Padre !!! Dios nos ha amado desde anted de el inicio de los tiempos en Jesus, como dice Ef 1. Ven y escucha hablar a Cristo por medio de su Espiritu , de sus Palabras y de sus Ministros..
[PLAY]

El Profeta y Ministro del Evangelio por mas de 50 años Kenneth Erwin Hagin, tuvo esta experiencia de muerte a los 17 años, al sufrir severamente de una condicion de enfermedad tanto del corazon (niño azul), como de problema en su sangre. Despues de haber estado efermo murio y empezo a desender a los infiernos, cuando llego a las puertas enormes llamas de fuego gigantezcas y de color naranja rozaron su faz, al tratar de escapar hacia arriba un ser espiritual del averno mas fuerte que el se lo impedia. Luego escucho una fuerte voz estentorea en un lenguaje desconocido que hablo al ser espiritual que lo sostenia el cual lo dejo ir libre, al ascender otra vez a la tierra, el se preguntaba como podia ser esto pues el asistia a la iglesia los Domingos, volvio al cuarto de su casa donde estaba su abuela y se introdujo en su cuerpo como una mano en un guante. Esta experiencia de muerte y descenso a los infiernos se produjo tres veces, y en la tercera vez clamo a Dios en el nomre de Jesus y fue alli donde el nace de nuevo o recibe la vida de Dios , en su descender a las partes mas profundas de la tierra. A pesar de esto el volvio a su cama y seguia enfermo, esta cuarta vez vuelve a morir pero ya NO va a los infiernos sino al CIELO, pero esto es ya otra historia.
http://www.geocities.com/wisinss/ministries/ibelieveinvision.html
I Went to Hell

I gave my heart to the Lord and was born again the very first night I became bedfast. That was Saturday, April 22, 1933 at 7:40 p.m. in the south bedroom of 405 North College Street in McKinney, Texas.

Earlier that evening, my heart had stopped beating and the spiritual man who lives in my body had departed. When death seized my body, my grandmother, my younger brother, and my mother were sitting in the room. I had time only to tell them "goodbye." Then the inner man rushed out of my body and left my body lying dead, with eyes set and flesh cold. (For a complete account of this experience, see Rev. Hagin’s minibook, I went to Hell.)

I went down, down, down until the lights of the earth faded away. I don’t mean I fainted - I don’t mean I was unconscious - I have proof that I was actually dead. My eyes were set, my heart had stopped beating, and my pulse had ceased.

The scriptures tell us about the lost being cast into outer darkness where there is weeping and gnashing of teeth (Mt 25.30). The farther down I went, the blacker it became, until it was all blackness - I could not have seen my hand if it had been one inch in front of my eyes. And the farther down I went, the hotter and more stifling It became.

Finally, far below me, I could see lights flickering on the walls of the caverns of the damned. The lights were caused by the fires of hell. The giant, white-crested orb of flame pulled me, drawing me as a magnet draws metal to itself. I did not want to go, but just as metal jumps to the magnet, my spirit was drawn to that place. I could not take my eyes off of it. The heat beat me in the face. Many years have gone by, yet I can see it just as clearly today as I saw it then. It is as fresh in my memory as if it just happened.

I came to the entrance of hell. People ask, "What does the entrance of hell look like?" I cannot describe it, because if I tried, I would have to have something with which to compare it. (Similarly, if a person had never seen a tree in his life, it would be impossible to tell him what a tree looks like.)

Coming to the entrance, I paused momentarily, because I did not want to go in. I sensed that one more foot, one more step, one more yard, and I would be gone forever and could not come out of that horrible place!

Upon reaching the bottom of the pit, I became conscious of some kind of spirit being by my side. I had not looked at him, because I could not take my gaze off of the fires of hell. But when I paused, the creature laid his hand on my arm to escort me in.

At that same moment, a voice spoke from far above the blackness, above the earth, and above the heavens. I don’t know if it was the voice of God, Jesus, and angel, or who. I did not see him, and I do not know what he said, because he did not speak in English; he spoke in some other tongue.

When he spoke, his words reverberated throughout the region of the damned, shaking it like a leaf in the wind, and causing the creature to take his hand off my arm.

I did not turn around, but an unseen power, like a suction, pulled me up, away from the fire, away from the heat, and back into the shadows of the absorbing darkness.

I began to ascend until I came to the top of the pit and saw the lights of the earth. I saw my grandparents’ home, when through the wall back into my bedroom, and it was just as real to me as it was any time I had entered through the door (my spirit needed no door).

I slipped back into my body as easily as a man slips into his trousers in the morning. I was the same way in which I had gone out - through my mouth.

I began to talk to my grandmother. She said, "Son, I thought you were dead."

My great-grandfather had been a medical doctor, and Granny had worked with him. She later told me, "I dressed many people for burial and laid them out in days gone by. I have had much experience with death, but I learned more about death in dealing with you and your experiences than I ever knew before. You were dead. You had no pulse or heartbeat, and your eyes were set."

’I Am Dying’

"Granny," I said, "I am going again. I am dying. Where is Momma?"

"Your mother is out on the porch," she replied. And about that time I heard my mother praying at the top of her voice as she walked up and down the porch.

"Where is my brother?" I asked.

"He ran next door to call the doctor," Granny answered.

If you’re not ready to go, you want somebody with you. You’re afraid! I said, "Granny, don’t leave me! Don’t leave me! I’m afraid I’ll go while you’re gone! I want somebody with me! Don’t leave me!" So she gathered me into her arms again.

I said, "Tell Momma I said goodbye. Tell Momma I love her. Tell Momma I appreciate everything she has ever done for me and for all of us. And you tell Momma that I said if I’ve ever put a wrinkle in her face, or a gray hair in her head, I’m sorry, and I ask her go forgive me."

I felt myself slipping. I said, "Granny, I’m going again. You were a second mother to me when Momma’s health failed. I appreciate you. Now I’m going, and I won’t be back this time." I Knew I was dying, unprepared to meet God. I kissed her on the cheek and said goodbye.

My heart stopped beating for the second time. It’s almost as real to me today, nearly half a century later, as it was that day. I felt the blood cease to circulate. The tips of my toes went numb - then my feet, ankles, knees, hips, stomach, and heart. I leaped out of my body and began to descend: down, down, down. Oh, I know it was just a few seconds, but it seemed like an eternity.

I began to descend again into the darkness until the lights of earth had faded. Down below, the same experience occurred. The voice spoke from heaven and again my spirit came up out of that place - back into my room and back into my body. The only difference this time was that I came up at the foot of the bed.

I began to talk to Granny again. I said, "I will not be back this time, Granny." I asked, "Where is Grandpa? I want to tell Grandpa goodbye."
ganma and kenneth
She said, "Son, you know your Granddad went down to the east part of town to collect rent off of some of his rent houses."

"Oh," I said, "I remember that now. I just forgot momentarily."

I said, "Granny, tell Grandpa goodbye. I’ve never known what it means to have a daddy. He’s been the nearest to a daddy I’ve known. He gave me a home when I had none. Tell him I appreciate him. Tell him I love him. Tell Grandpa that I said goodbye."

Then I left a word for my sister and two brothers, and my heart stopped for the third time. I could feel the circulation as it cut off again - and I leaped out of my body and began to descent.

Until this time, I had thought, This is not happening to me. This is just a hallucination. It can’t be real!

But now I thought, This is the third time. I won’t come back this time! Darkness encompassed me ‘round about, darker than any night man has ever seen.

The Horrors of Hell

I wish I had adequate words to describe the horrors of hell. People go through this life so complacently, so unconcerned, as if they will not have to face hell. But God’s Word and my own personal experience tell me differently. I know what it is to be unconscious - it is black when you are unconscious - but there is no blackness to compare with outer darkness.

As I began to descend in the darkness this third time, my spirit cried out, "God, I belong to the church! I’ve been baptized in water!" I waited for Him to answer, but no answer came - only the echo of my own voice as it came back to mock me.

It will take more than church membership - it will take more than being baptized in water - to miss hell and make heaven. Jesus said, "… Ye must be born again" (John 3.7).

Certainly I believe in being baptized in water - but only after a person is born again. Certainly I believe in joining the church - but only after a person is born again. If you merely join the church and are pabtized in water without being born again, you will go to hell!

The second time I cried a little louder, "God! I belong to the church! I’ve been baptized in water!" Again I waited for an answer, but there was no answer, only the echo of my own voice through the darkness.

I would frightened a congregation out of their wits if I ever imitated the way I screamed the third time, although, if I could scare them out of hell and into heaven, I’d do it! I literally screamed, "GOD! GOD! I BELONG TO THE CHURCH! I’VE BEEN BAPTIZED IN WATER!" And all I heard was the echo of my own voice.

I came again to the bottom of that pit. Again I could feel the heat as it beat me in the face. Again I approached the entrance, the gates into hell itself. That creature took my by the arm. I intended to put up a fight if I could to keep from going in. I only managed to slow down my descent just a little, and he took me by the arm.

Thank God that voice spoke. I don’t know who it was - I didn’t see anybody - I just heard the voice. I don’t know what he said, but whatever he said, that place shook; it just trembled. And that creature took his hand off my arm.

I was just as if there was a suction to my back parts. It pulled me back, away from the entrance to hell, until I stood in the shadows. Then it pulled me up headfirst.

As I was going up through the darkness, I began to pray. My spirit, the man who lies inside this physical body, is an eternal being, a spirit man. I began to pray, "O God! I come to You in the Name of the Lord Jesus Christ. I ask You to forgive me of my sins and to cleanse me from all sin."

I came up beside the bed. The difference between the three experiences was that I came up on the porch the first time; I came up at the foot of the bed the second time; and I came up right beside the bed the third time.

When I got inside my body, my physical voice picked up and continued my prayer right in the middle of the sentence. I was already praying out of my spirit.

Now, we didn’t have all the automobiles in 1933 that we have today - that was in the Depression. But they tell me that between me and Momma praying so loud, traffic was lined up for two blocks on either side of our house! They heard me praying from inside the house, and they heard my mother as she walked the porch praying at the top of her voice.

I looked at the clock and saw it was 20 minutes before 8 o’clock. That was the very hour I was born again due to the mercy of God through the prayers of my mother.

I felt wonderful - it was just like a two-ton weight had rolled off of my chest. Although I was rejoicing and was happy in my spirit - although I felt wonderful spiritually - I felt no better physically. The doctors had been called, and they told my family that I was going to die. I thought I would die that night, but it no longer bothered me. I know I was ready to go.

My experience of being brought back from the dead is not new. Jesus raised three people from the dead: Lazarus, Jairus’s daughter, and the widow’s son. The Apostle Peter raised Dorcas from the dead; the Apostle Paul raised a young man from the dead; and others throughout Church history have had similar experiences.

Yo Fui a los Infiernos

Yo le di mi corazón al Señor y nací de nuevo la primera noche que caí enfermo en cama. Eso fue el sábado 22 de abril de 1933 a 7:40 horas, en el sur habitación de 405 North College Street, en McKinney, Texas.

A principios de esa noche, mi corazón había dejado de latir y el hombre espiritual que vive en mi cuerpo había salido. Cuando la muerte ataco mi cuerpo, mi abuela, mi hermano menor y mi madre estaban sentados en la sala. Tuve tiempo sólo para decirles "adiós". Entonces el hombre interior salio rápido fuera de mi cuerpo y dejó mi cuerpo acostado muerto, con los ojos fijos y carne fría. (Para una relación completa de esta experiencia, véase el Rev. Hagin del Librito, Yo fui a los Infiernos.)

Me fui hacia abajo, hacia abajo, hacia abajo hasta que las luces de la tierra se desvanecieron. No quiero decir que me desmaye - no me refiero a eso, yo no estaba inconsciente - Tengo la prueba de que yo estaba realmente muerto. Mis ojos estaban fijos, mi corazón había dejado de latir, y mi pulso había cesado.

Las Escrituras nos dicen acerca de hombre que estaba perdido fue echado en las tinieblas de afuera, donde hay llanto y crujir de dientes (Mt 25,30). Lo mas abajo que iba, lo mas oscuro que se ponía, hasta que todo fue negrura - yo no podría haber visto mi mano si la hubiera puesto a una pulgada delante de mis ojos. Lo más abajo que iba, lo más caliente y más asfixiante se ponía.

Por último, muy por debajo de mí, pude ver las luces parpadeando en las paredes de las cavernas de los condenados. Las luces fueron causadas por los fuegos del infierno. La gigantesca cresta oblonga de la llama me atrajo como un imán atrae a sí mismo el metal. Yo no quería ir, pero igual que el metal salta a los imanes, mi espíritu se pegó a ese lugar. No podía sacar mis ojos fuera de el. El calor me golpeó en la cara. Muchos años han pasado, aún puedo verlo con la mayor claridad, como lo pude ver entonces. Es tan fresco en mi memoria como si acaba de suceder.

Llegué a la entrada de los infiernos. La gente pregunta, "¿Qué apariencia tiene la entrada de los infiernos?" No puedo describirlo, porque si intentara, tendría que tener algo con que comparar. (Del mismo modo que, si una persona nunca ha visto un árbol en su vida, sería imposible decirle que se parece a un árbol.)
puerts del fierno
Al llegar a la entrada, me detuve momentáneamente, porque yo no quería entrar, tuve la sensación de que un pie más, un paso más, y me habría ido para siempre y no podría salir de ese horrible lugar!

Al llegar a la parte inferior del abismo, me hice consciente de que algún tipo de espíritu estaba a mi lado. No lo mire porque no podía llevar mi mirada fuera de los fuegos del infierno. Pero cuando trate de detenerme, la criatura puso sus manos en mi brazo me escolto jalándome adentro.

En ese mismo momento, una voz hablo muy por encima de la oscuridad, por encima de la tierra, y por encima de los cielos. No sé si fue la voz de Dios, Jesús, o un ángel, o que. No le entendí, y no sé lo que dijo, porque él no habló en inglés; habló en alguna otra lengua.

Cuando él habló, sus palabras repercutieron en toda la región de los condenados, agitando como todo como una hoja en el viento, y provocando que la criatura sacara su mano fuera de mi brazo.

Yo no voltie, pero un poder que no se ve, como una aspiración, me tiró arriba, lejos del fuego, lejos del calor, y de nuevo en las sombras de oscuridad que me absorbían.

Comencé a ascender hasta que llegué a la parte superior del abismo y vi las luces de la tierra. Vi la casa de mis abuelos, fui a través de la pared de atrás hasta mi habitación, era real para mí como lo fue todas las veces que había entrado por la puerta (mi espíritu no necesito una puerta).

Me resbaló de nuevo en mi cuerpo tan fácilmente como un hombre se desliza en sus pantalones por la mañana. Fue de la misma manera en que yo había salido - a través de mi boca.

Empecé a hablar con mi abuela. Ella dijo: "Hijo, yo pensaba que estabas muerto."

Mi bisabuelo había sido un médico, y la Abuela había trabajado con él. Más tarde me dijo, "Yo vestía muchas personas para su entierro y los preparaba en días pasados. He tenido mucha experiencia con la muerte, pero he aprendido más acerca de la muerte contigo de lo que yo nunca sabía antes. Tú estabas muerto. Tu no tenia pulso o los latidos del corazón se detuvieron, y tus ojos quedaron fijos”.





'Estoy Muriendo'



"Abuela", le dije, "me voy de nuevo. Estoy muriendo. Mama ¿Dónde está?"

"Tu madre está fuera en el pórtico", respondió. Cerca de ese momento oí a mi madre rezando en voz alta mientras caminaba de arriba abajo en el pórtico.

"¿Dónde está mi hermano?" Le pregunté.

"Él corrió al lado para llamar al médico", respondió la Abuela.

Si no estás dispuesto a ir, quieres alguien contigo. Tienes miedo! Me dijo: "Abuela, no me dejen! No me dejen! Me temo que voy a ir mientras te has ido! Quiero a alguien conmigo! No me dejen!" Así que me abrazo de nuevo.

Le dije: "Dile a Mama que he dicho adiós. Dile a Mama que la amo. Dile a mama que agradezco todo lo que ha hecho para mí y para todos nosotros. Y Dile a Mama que si he puesto una arruga en su cara, o un pelo gris en su la cabeza, lo siento, y pido que me perdone. "
oracion de entrega
Me sentí a mí mismo deslazándome. Le dije: "Abuela, me voy de nuevo. Tú fuiste una segunda madre para mí cuando la salud de Mama estaba mal. Te aprecio mucho. Ahora me voy, y no voy volver." Yo sabía que estaba muriendo, sin estar preparado para hacer frente a Dios. La bese en la mejilla y le dije adiós.

Mi corazón dejó de latir por segunda vez. Es casi tan real para mí el día de hoy, como hace medio siglo a tras. Sentí que la sangre dejó de circular. Las puntas de los dedos de mis pies se entumecieron luego mis pies, tobillos, rodillas, caderas, estómago, y el corazón. I salté fuera de mi cuerpo y comencé a descender: abajo, abajo, abajo. Oh, ya sé que fue sólo de unos segundos, pero pareció una eternidad.

Empecé a descender de nuevo en la oscuridad hasta que la luz de la tierra se desvaneció. Más abajo, la misma experiencia ocurrió. La voz del cielo habló de nuevo y mi espíritu salió de ese lugar - de vuelta a mi habitación y nuevamente dentro de mi cuerpo. La única diferencia esta vez fue que llegué a los pies de la cama.

Empecé a hablar con la Abuela de nuevo. Le dije: "No voy a volver otra vez, Abuela". Le pregunté, "¿Dónde está el Abuelo? Quiero decirle adiós al Abuelo".

Ella dijo: "Hijo, tu sabes que tu abuelo fue al este de la ciudad para recoger el alquiler de algunas de sus casas".

"Oh," dije, "Ya lo recuerdo lo olvidé momentáneamente".

Le dije: "Abuela, dile adiós al Abuelo. Nunca he sabido lo que significa tener un papá. Él ha sido lo más cercano a un papá que he conocido. Me dio un hogar cuando ni tuve ninguno. Dile que estoy agradecido con él. Dile que lo amo. Dile al Abuelo que he dicho adiós. "

Entonces le di una palabra para mi hermana y par mis dos hermanos, y mi corazón se detuvo por tercera vez. Podía sentir que la circulación se cortaba de nuevo - y yo salte fuera de mi cuerpo y comencé a descender.
kenneth sentado
Hasta este momento, yo había pensado, esto no me está sucediendo a mí. Esto es sólo una alucinación. ¡No puede ser real!

Pero ahora pensé, esta es la tercera vez. ¡No voy a volver esta vez! La oscuridad me rodea, más oscura que cualquier noche que el hombre haya nunca.



Los horrores de los infiernos



Quisiera poder tener palabras adecuadas para describir los horrores de los infiernos. Las personas pasan por esta vida tan placida y despreocupadamente, como si no tuvieran que hacer frente el infierno. Pero la Palabra de Dios y mi propia experiencia personal me dice de otra manera. Sé lo que significa estar inconsciente, esta oscuro cuando uno está inconsciente - pero no hay oscuridad que se pueda comparar con tinieblas de afuera.

Mientras empecé a descender en la oscuridad esta tercera vez, mi espíritu gritó, "¡Dios, yo pertenezco a la iglesia! ¡He sido bautizados en el agua!" Esperé una respesta de Él, pero no llegó respuesta - sólo el eco de mi propia voz, ya que volvió a mí como una burla.

Se necesitará más que la membresía de una iglesia, se necesita más que ser bautizado en agua, para evitar el infierno y ganar el cielo. Jesús dijo: "… Os es necesario nacer de nuevo" (Juan 3,7).
orethahagin
Ciertamente creo en ser bautizados en el agua - pero sólo después de que una persona nace de nuevo. Ciertamente creo en unirse a la iglesia - pero sólo después de que una persona nace de nuevo. ¡Si se limita a unirse a la iglesia y se bautiza en agua sin ser nacido de nuevo, usted irá al infierno!

La segunda vez grite un poco más alto, "¡Dios! ¡Yo pertenezco a la iglesia! ¡He sido bautizados en el agua!" Una vez más esperaba una respuesta, pero no hubo respuesta, sólo el eco de mi propia voz a través de la oscuridad.

Asustaría a toda la congregación si imitara la forma en que grite la tercera vez, aunque, si tuviera que asustarlos para que no vayan al infierno y entren al cielo, ¡me encantaría hacerlo! Me gritó, literalmente, "¡DIOS! ¡DIOS! ¡Yo pertenezco a la Iglesia! ¡He sido bautizado en agua!" Y todo lo que escuché fue el eco de mi propia voz.

Regrese a la parte inferior de ese abismo. Una vez más pude sentir el calor, ya que me golpeaba en la cara. Una vez más me acerqué a la entrada, a las puertas de los infiernos. Esa criatura tomó de mi brazo. Trate de poner resistencia al descenso pero solo conseguí detenerme un poco, él me tomó por el brazo.

Gracias a Dios que la voz habló. No sé quien fue, no vi a nadie, justo después que hablo la voz. No sé lo que dijo, pero lo que dijo sacudió el lugar, e hizo que temblaba. Y esa criatura sacó su mano fuera de mi brazo.

Era como si algo me succionara por las espaldas. Me jalo atrás, lejos de la entrada a los infiernos, hasta que yo me pare en las sombras. Entonces me absorbió con la cabeza por delante hacia arriba.

Mientras iba hacia arriba a través de oscuridad, me puse a orar. Mi espíritu, el hombre que se encuentra dentro de este cuerpo físico, es un ser eterno, un hombre espíritu. Empecé a orar, "¡Oh Dios! Yo vengo a Ti en el Nombre del Señor Jesucristo. Te pido que perdones mis pecados, y me limpies de todo pecado".
kennethhagin
Regrese por el lado de la cama. La diferencia entre las tres experiencias fue que regrese por el pórtico de la casa la primera vez; regrese por los pies de mi cama la segunda vez; y regrese justo al costado de la cama la tercera vez.

Cuando llegué dentro de mi cuerpo, mi voz física continúo con mi oración en medio de la frase que estaba pronunciando. Yo ya estaba orando de mi espíritu.

Ahora bien, no teníamos todos los automóviles en 1933 que tenemos hoy, nos encontrábamos en tiempos de la depresión. ¡Pero ellos me cuentan que entre yo y mama rezando tan fuerte, el tráfico estaba detenido a dos cuadras a cada lado de nuestra casa! Ellos me escucharon orar desde dentro de mi casa, y escucharon a mi madre mientras ella caminaba rezando en el pórtico a lo máximo voz.

Miré el reloj y vi. que eran 20 minutos antes de las 8 en punto PM. Esa fue la misma hora que yo nací de nuevo, debido a la misericordia de Dios a través de las oraciones de mi madre.

Me sentí maravilloso, fue similar a dos toneladas de peso quitadas de mi pecho. Aunque me regocijé y estaba feliz en mi espíritu, aunque me pareció maravilloso espiritualmente, no me sentía mejor físicamente. Los médicos fueron llamados, y le dijeron a mi familia que me iba a morir. Pensé que moriría esa misma noche, pero ya no me molestó. Sé que ya estaba listo para irme.

Mi experiencia de ser traído de vuelta de entre los muertos no es nueva. Jesús resucitó tres personas de entre los muertos: Lázaro, la hija de Jairo, y el hijo de la viuda. El apóstol Pedro resucito a Dorcas de los muertos, el apóstol Pablo resucitó un joven de entre los muertos, y otros en toda la Historia de la Iglesia han tenido experiencias similares.
460>_1192261
460>_1192222
460>_1189454

La Palabra de Dios es el medio mas importante por el cual Dios toca los corazones de las personas, es esta palabra la que el Espiritu Santo toma para ILUMINAR los corazones o Espiritus de aquellos que oyen su Voz. Jesucristo dijo que es Dios y las Escrituras las que dan testimonio de El "Jn 5:39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; " "Jn 5:37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí.(D) Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto,". Tambien afirmo Jesus el Senor que las escrituras no pueden ser quebrantadas. "Jn 10:35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada)," "2Ti 3:16,17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. " El mismo señor jesucristo uso las escrituras como el testimonio de El mismo para hablar de El a los dos discipulos de Emaus. "Luc 24:27 Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían." Las inbatibles escrituras son nuestra antorcha que alumbra la oscuridad dijo Pedro Apostol. "2Pe 1:19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;"
Ven y escucha hablar a Cristo por medio de su Espiritu , de sus Palabras y de sus Ministros..

Previous Page  |  Next Page